Antes del principio (Mitos Griegos) EBOOK Tooltip Mitos Griegos

Auteur: Ariel Pytrell
Taal: Spaans
Auteur: Ariel Pytrell
Uitgever: Ebook Argentino
  • Spaanstalig
  • E-book
  • 9789871021857
  • december 2009
  • Adobe ePub
Alle productspecificaties
  • bol.com Kobo LeesappEbooks lezen is heel makkelijk. Na aankoop zijn ze direct beschikbaar op je Kobo e-reader en op je smartphone of tablet met de gratis bol.com Kobo app.

Samenvatting

Cuando me convocaron para escribir un libro sobre los griegos, di un respingo de felicidad. Aun más, cuando me sugirieron que los relatos tuvieran un toque de humor, me dije: ¡qué buena forma de rendir homenaje al espíritu de aquel pueblo!. ¿Por qué digo esto? Porque la cultura griega me ha cautivado desde muy temprana edad y, en especial, sus mitos, que funcionan como una plataforma de acercamiento a aquella antigua civilizacion. Conocer, explorar, comprender los mitos griegos es una actividad apasionante que nada tiene que ver con un cúmulo de datos muertos, como podrían ser las estatuas decoloradas por el tiempo, valiosas desde un punto de vista material y estético, pero aún más desde un aspecto más sutil, si uno sabe remontarse con la imaginacion y devolverles vida: se abre un mundo maravilloso cuando, al contemplar un monumento o leer un texto antiguo, uno recupera la montaña o el mar que fueron paisaje viviente para los autores de ese monumento o aquel texto. Pensemos que hubo alguien —alguien con piel tibia, con ilusiones, con necesidades y miedos, en fin, alguien bien vivo— que ha concebido estas narraciones y que las sensaciones y enseñanzas se estibaron, unas sobre otras sobre otras sobre otras, en lo más profundo de su alma, ¿no da vértigo considerarlo de este modo? Hace ya algún tiempo —¡décadas, no centurias!—, mis padres me hicieron el mejor regalo que puede recibir quien vive respirando en la imaginacion y siente amor por los pueblos del pasado: los cinco tomos de Historia del mundo, de José Pijoan. No hace falta decir que los devoré con la voracidad del famélico. Creo recordar que hasta me atraganté con alguna lanza o con algún traidor reconocido o con alguna frase tan inextricable como la palabra inextricable. Creo que la lectura de aquellos libros me fortalecio y me sirvio para reconocer que nuestra generacion —como toda generacion— es parte en este devenir de pueblos y lanzas y frases inextricables. Pero mi alma quedo "clavada" en la lectura de uno de esos tomos: ¡ah, los griegos! Allí aprendí que aquellas magníficas estatuas, tan blancas las vemos como hoy, en realidad, habían tenido muchos colores, pues aquellos artistas representaban el tono de la piel, de los ojos, del cabello, de la ropa; y que todas esas obras de arte formaban parte del paisaje cotidiano de hombres, mujeres, niños… y perros, pajaritos, dioses, monstruos de mil caras, ninfas delicadas y cielos turquesas. ¡Ah, los griegos! Es decir que, en su tiempo, las estatuas, como la misma cultura que las había creado, expresaron lo más vivo, lo más cargado de alma. Y esto constituyo un hallazgo, pues ya nunca más pude ver a los griegos como un mero pueblo del pasado, "en blanco y negro": repintaba con mi imaginacion, aquellos hombres y mujeres y ciudades que ya no estaban sobre la tierra y, de esta forma, revivía la tersura de las pieles, imaginaba los modelos que habían sido hombres vivos, que habían tenido calor, sentimientos, ideales. Aquel mundo del pasado se movía, estaba aún vivo: los griegos me hablaban, las diosas me miraban, ¡y esto me lleno de felicidad! Cierto día recordé que, en el colegio, había tenido un compañero griego, a quien la maestra que nos enseñaba geometría le pedía que escribiera letras griegas en el pizarron: alfa, beta, gamma, delta… y sentía que se escribían sobre mi corazon. Tiempo más tarde, cuando me escuché a mí mismo pronunciar mi primera palabra en griego en el aula fría de una facultad, aquella misma sensacion que me habían producido las primeras letras me asalto. Comprendí entonces cuán importante es el idioma de un pueblo pues, además del universo sonoro que nos trae el eco de sus voces, nos muestra una especie de radiografía de su alma: la estructura de sus oraciones, la manera de narrar, los matices de significados en una misma palabra, todo esto —y más, también— nos muestra el modo de concebir un mundo y de relacionarse con él. Por eso, luego de los tomos de historia de Pijoan, siguieron otras lecturas: la de los mitos, los cuentos de dioses, de ninfas, de héroes; lecturas de Ilíada y de Odisea, los Himnos homéricos, la fascinacion por lo orfico; y también siguieron los trágicos y los líricos, y la lengua griega clásica, y los filosofos y las comedias… ¡Ay, ay, los griegos! En el caso específico de los mitos griegos, ha corrido mucha agua bajo el puente. Pero, ¿qué es un mito? En principio, si se pudiera explicar racionalmente el contenido de un mito original, dejaría de ser mito y pasaría a ser otra cosa: psicoanálisis, filosofía, mitología, crítica literaria, antropología. Hay algo en el mito que participa del misterio, de lo inefable, es decir, aquello que no se puede pronunciar, porque las palabras humanas no alcanzarían a mostrar la verdad que se esconde en su interior. Digamos, entonces, que podemos ver al mito desde el aspecto formal —es decir, literario— y desde el aspecto de contenido —es decir, qué nos quiere decir—. En el primer caso, la mayoría de los investigadores está de acuerdo: un mito es un relato, un cuento, una narracion. En este sentido, no tiene la forma de un texto explicativo, logico, sino que sigue las leyes propias del cuento. Pero, ¿cuento de qué tipo? Aquí es donde hay discrepancias, las cuales, aunque menores, plantean diferencias visibles. Los mitos "puros" nos refieren a un orden anterior al actual: las luchas de los dioses formadores del cielo, de la tierra, del universo. Éste es un enfoque cosmogonico, útil para referir el origen o para responder la pregunta "¿como llegamos aquí?". De aquí se desprende que, también, el mito tiene, en lo profundo, un sesgo patente de enfoque metafísico y místico, es decir, religioso. Algunos aseguran que otra de las funciones del mito es armonizar al individuo con el orden establecido: orden divino, social, individual. Desde este punto de vista, no todos los relatos en los que participan dioses y seres sobrenaturales dan cuenta de un orden anterior al establecido, pues muchas son narraciones que tienen personajes definidos que luchan por superar una dificultad y cargan sobre sus hombros el peso de una historia ejemplar para los que lo veneran. Esos personajes son los héroes y este tipo de relato es la leyenda, cuya característica más evidente es que se las toma como reales o como si hubieran vivido en el pasado. Tal vez, Heracles —Hércules, para los romanos— es el héroe que más representa el ciclo de leyendas. Como sea —y para salir de esta disquisicion intelectual—, los mitos son cuentos antiguos, en cuyo centro hay un contenido en clave para el alma. No, no dije la mente racional a ultranza, dije el alma. No importa cuán "ilogicos" puedan ser desde la forma, no importa cuánta carga de fantasía vaya en el contenido, los mitos reflejan una realidad que solo puede percibir la razon cuando se reconoce herramienta del espíritu y no, un fin. Algo de esto hay en la bella leyenda tardía de Psique y Eros. Veamos: Un rey tenía tres hijas hermosas en edad de casamiento. Psique era la más bella de las tres, cuya hermosura extrahumana atemorizaba a los pretendientes y, por eso, ella fue la única de sus hermanas que no pudo casarse. El rey desesperaba porque le quedo de solterona no, la más fea, sino la más bella. Entonces consulto al oráculo, el cual, con la ambigüedad habitual, sentencio algo así: Rey, viste a la joven de novia y llévala a la roca de un camino; un monstruo la convertirá en esposa. El rey debio resignarse pues, como no había un candidato mejor, decidio dársela en matrimonio al monstruo.Cuando Psique, vestida de novia, estaba sobre la roca, llego Céfiro, el viento suave del oeste, y la alzo por los aires. El viento dejo a Psique en un palacio más o menos oscuro. Psique comenzo a caminar por galerías y pasajes, solo conducida por voces —voces agudas, graves— que le indicaban el camino: ahora ven para aquí, ahora ve para allí. De este modo, llego a su habitacion. Y allí, sobre el camastro, vio tendido un cuerpo sobre el que la escasa luz arrojaba sombras danzantes. Acuéstate, querida, le dijo ese cuerpo que, por la voz, no parecía la de un monstruo, pues era dulce y amoroso. No redundaré en detalle, pero el lector solo debería saber que Psique y el presunto monstruo yacieron aquella noche. Y no solo aquella noche, sino todas las siguientes. Psique estaba encantada, solo que debía esperar al atardecer para estar con su varon desconocido, pues alguna voz le había ordenado que nunca preguntara qué hacía su compañero durante el día ni debía averiguar la identidad, si no quería perderlo para siempre. La muchacha acepto esta condicion. Un día, le pidio a su amante que le permitiera volver a ver a la familia. Céfiro la deposito en el mismo camino en el que la había encontrado la primera vez y Psique regreso a ver a su padre y sus hermanas. Éstas, que creían estar felices, sintieron envidia y le recomendaron a Psique que averiguara quién era el amante tan misterioso. Psique regreso a su palacio justo a tiempo para recibir en el lecho a su visitante nocturno. Un poco más tarde, recordo las palabras de sus hermanas y le entro la comezon de la duda. Entonces acerco su lámpara para ver el rostro de quien la hacía tan feliz, y observo con sorpresa que a su lado dormía un hermoso hombre con aspecto adolescente:

Lees de eerste pagina's

Productspecificaties

Inhoud

Taal
Spaanstalig
Bindwijze
E-book
Verschijningsdatum
december 2009
Ebook formaat
Adobe ePub

Betrokkenen

Auteur
Ariel Pytrell
Redacteur
Pampia Grupo Editor
Co-redacteur
Marcelo Caballero
Uitgever
Ebook Argentino

Lees mogelijkheden

Lees dit ebook op
Android (smartphone en tablet) | Kobo e-reader | Desktop (Mac en Windows) | iOS (smartphone en tablet) | Windows (smartphone en tablet) | Overige e-reader

EAN

EAN
9789871021857

Je vindt dit artikel in

Categorieën
Taal
Spaans
Boek, ebook of luisterboek?
Ebook
Nog geen reviews
0 99
Direct beschikbaar
Verkoop door: bol.com
Ebook
Wat je kan verwachten:
  • Gratis verzending door bol.com vanaf 20 euro
  • 30 dagen bedenktijd en gratis retourneren
  • Dag en nacht klantenservice